NNC.mx

OPINION

La diabetes se ríe del coronavirus

Mientras que por el Covid 19, no hemos rebasado los 400 mil enfermos, en México, por diabetes, hay oficialmente 9 millones y otros 12 millones de diabéticos que no saben que son

Por: guillermo aguirre | 23 DE JULIO, 2020


A diario andamos con el morbo de las cifras del coronavirus, lamentamos las casi mil muertes de antier y muchos morbosamente hacen apuestas muy privadas en grupos de mucha confianza, para atinarle al día en que el afligido señor HUGO LOPEZ-GATELL, diga que ya rebasamos las mil muertes en un solo día.

Sabemos que en México, desde que inició esta pandemia oficialmente, que fue a partir del mes de marzo del presente año, se han contabilizado más de 40 mil muertos a causa del COVID-19, pero de igual forma, vamos por un número superior a las 300 mil   personas, que luego de haber sido contagiadas, superaron la enfermedad y volvieron a la circulación.

Mientras todo esto ocurre, la enfermedad que se ha convertido en el asesino principal en México, sigue matando, y siendo ignorada no por cientos, ni miles, sino por millones de personas enfermas, y lo peor, por una parte del sector salud en el país.

Me refiero a la diabetes, enfermedad que de entrada tiene más muertes que el coronavirus en este momento, y lo peor amigos, en cuanto se encuentre una vacuna contra el Covid-19, que obviamente disminuya el número de muertes por este virus,  la diabetes seguirá matando gente a granel en México y en el mundo, mientras tanto, nadie la menciona como un padecimiento al que hay que tomar en cuenta para combatir.

Con decirles que en instituciones de salud oficiales, los diabéticos se están quejando por la falta de medicamentos que les autorizaban y que era una manera de controlarlos, así que mientras al Covid-19, le adecuaron camas en todas las instituciones de salud para tener espacio para los contagiados por el coronavirus, al diabético promedio que se atiende en el IMSS o en el ISSSTE, le dicen que por lo pronto y por la pandemia, no existe el suministro de insulina de momento, pero que se sigan dando vueltas para cuando les manden insulina, dotar a los enfermos de diabetes, mientras tanto, que se sigan empeorando y que los sigan mutilando por falta de atención médica.

La epidemia dulce del Siglo 21: la diabetes mellitus, es ya para países como México, un problema de salud pública, con al menos 8.7 millones de personas que padecen esta enfermedad crónico degenerativa multifactorial.

Aunque según la Organización Mundial de la Salud, otros 12 millones de personas en México, son portadores de la enfermedad, aunque no lo saben, por la falta de cultura de detección temprana y habrán de desarrollarla para el 2030, para colocar al país en el noveno lugar, a nivel mundial.

De acuerdo con la Federación Internacional de Diabetes, China, India, Estados Unidos, Brasil, Rusia y México, son los países con mayor número de diabéticos.

Especialistas advierten que las medidas tomadas por las últimas administraciones han sido insuficientes para atender el problema, además de evidenciar una marcada reducción en el presupuesto para prevenir y erradicar la enfermedad, y para su información amigos y amigas lectoras, tampoco la actual administración federal, ha hecho mucho por los diabéticos que somos millones en el país, enfermos que año con año, mueren más que los del coronavirus, y no paralizan al país, como lo hace el Covid-19, dejando a la nación en indefensión económica.

Ahora bien, si me permiten una aportación cultural sobre esta enfermedad, les puedo decir que es totalmente lo contrario al coronavirus en materia de ser reconocida, para empezar en su etapa inicial, la diabetes no presenta síntomas, mientras que el Covid 19, tiene muchas manifestaciones que ponen en alerta al enfermo o probable enfermo.

La diabetes al contrario del Covid-19, es callada e indolora, y al detectarse tardíamente, lleva a complicaciones de salud graves como infarto del corazón, ceguera, falla renal, amputación de extremidades inferiores y muerte prematura, además de una reducción de hasta diez años en la expectativa y calidad de vida, todo esto no ocurre con el coronavirus.

En México, al año fallecen cerca de 106 mil 500 personas por alguna complicación de la enfermedad, equivalente al 15.2% del total de los decesos registrados en el país, advierte el INEGI.

Mientras que en 1980 el número de decesos por este mal sumó 14 mil 626, para el 2016, la diabetes se convirtió en la segunda causa de muerte en México, con 14.5% del total, sólo por debajo de los fallecimientos por enfermedades cardiacas, (19.9%), que también están estrechamente relacionadas con la diabetes, que amenaza con convertirse en un problema de salud pública, como lo es ahora el coronavirus.

El 90% de los casos de diabetes mellitus se relacionan con sobrepeso y obesidad; hasta el 2012, la tasa de sobrepeso entre mayores de 20 años era de 38.8%, y la de obesidad ascendía a 32.4%, según datos de la ENSATU 2012.

Para ese año, la prevalencia de diabetes en el sector femenil se ubicaba en 73%, mientras que en 2016, sólo se redujo a 72.7 por ciento.

En el sector masculino, los casos pasaron del 9.67%, en 2012, a 10.3% en 2016, según la Asociación Mexicana de Diabetes A.C.

Para especialistas e investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, el desafío para el sistema de salud es “enorme” por su alto costo económico que significa la atención a  pacientes diabéticos, y aunque ya es un problema de salud pública, sólo se destina entre el cinco y 14% del presupuesto anual, alertó la FedMexDiabetes, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Diabetes, el pasado 14 de noviembre.

En México la incidencia de diabetes tipo 2 ha aumentado 28.04% durante los últimos años.

La diabetes tipo 2 se ha convertido en la principal causa de muerte entre los mexicanos.

La diabetes mellitus fue identificada por primera vez hace dos mil años por un médico griego llamado Aretaeus de Capadocia.

En 1869, Paul Langerhans describió este padecimiento como pequeñas islas en el páncreas, aunque no conoció los efectos de la enfermedad sobre los niveles de glucosa.Fue hasta 1889 cuando el alemán Oskar Minkowski descubrió el vínculo entre el páncreas y la diabetes. En 1909 el científico belga Juan de Meyer nombró a la insulina como la sustancia secretada por el páncreas que regula los niveles de glucosa. En 1921 un grupo de científicos lograron obtener la insulina y aplicarla con éxito a un paciente con diabetes.

El término diabetes se le atribuye justamente a Aretaeus de Capadocia; y significa “extraer o fluir a través de” y hace referencia al agua que una persona ingiere y pasa rápidamente por el cuerpo.

Mientras que el término mellitus se refiere a “dulce como la miel”, y fue acuñado por el inglés John Rollo y el alemán Johann Peter Frank.

Finalmente  quiero decirles que cada ocho segundos muere una persona por diabetes en el mundo, lo que supone una media de 7,5 pacientes fallecidos cada minuto, según ha avisado la presidenta de la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes (SED), Sonia Gaztambide, este dato de que cada 8 segundos, muere un diabético en el mundo, es sumamente superior a las personas que mueren por Covid-19 en el mundo, pero el problema es que estas cifras de muertos por diabetes, no son anunciadas como si lo son los de coronavirus, así que seguirá siendo la diabetes, el peor asesino silencioso.

La diabetes es una enfermedad desconocida y terrible. Las secuelas que puede dejar son grandes, complejas y complicadas, si bien desgraciadamente esto no lo sabe la sociedad, porque como ya les dije, hoy por hoy, sólo hay que hablar de coronavirus, so pena de que ustedes sean calificados de irresponsables y apátridas ignorantes…¿ no sería bueno, una conferencia diaria sobre los muertos por diabetes y nuevos enfermos?, son millones contra menos de 400 mil coronavirulentos…hasta mañana.


Relacionado

Lo mas visto