Los otros daos por el coronavirus en Nayarit

Entre los daos colaterales que trajo el combate al COVID-19, podra estar el cierre de los centros de rehabilitacin de drogadictos y alcohlicos, que sobrevivan con sus actividades
Publicado: 03 DE JUNIO, 2020



Como en todas las crisis que afectan a la sociedad, esta epidemia del coronavirus,  llamada pandemia precisamente por ser una nueva enfermedad  de propagación mundial, ya trajo lo que en términos militares se llaman “daños colaterales”, y que en cierta forma, en medicina podrían los efectos secundarios cuando se busca la curación de un enfermo.



Antes de seguir adelante, quiero brevemente explicar que Daño colateral (en inglés, collateral damage) es un eufemismo utilizado para referirse a las muertes, heridos y daños no intencionados que se producen como resultado de una operación militar.



El término fue acuñado por el ejército de los Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam, y puede referirse a fuego amigo o al asesinato de civiles y destrucción de sus propiedades.



El término ha estado en uso por tanto tiempo que se ha extendido su uso en las fuerzas militares en general, significando "daño no intencional o daño accidental que afecta construcciones, equipos o personal, y que ocurre como resultado de acciones militares dirigidas contra blancos enemigos como ser equipamiento o tropas. Este tipo de daño puede afectar a fuerzas amigas, neutrales o aún enemigas.



En general, si la destrucción de un objetivo militar supone una ventaja táctica y si en el proceso de destrucción de ese objetivo deben ser asesinados civiles indefensos e inocentes, ese asesinato se convierte en daño colateral por suceder en el proceso de alcanzar un fin superior.



Para no meterme en problemas de etimología, continuaré diciéndoles que en esta pandemia ya hemos visto muchos daños colaterales en el afán de combatirla, uno de ellos, quizá de los primeros, fue la pérdida de empleos, sin duda que este problema gente que en un momento inesperado dejó de trabajar, y de percibir ingresos, y hago esta aclaración porque en ciertos trabajos, se dejó de laborar, pero se les siguió pagando a los empleados, esto en especial en la burocracia, entre otras labores; pero regresando al tema original, un primer daño en el combate al coronavirus, fue sin duda la pérdida de la economía, el presidente AMLO, calculó con mucha cautela cuando menos un millón de empleos perdidos por causa de la pandemia,  mientras que en Nayarit, el ingeniero ERNESTO NAVARRO GONZALEZ, Secretario del Trabajo del gobierno del estado, calculó originalmente 16 mil empleos formales perdidos, y ya en los últimos datos, dijo que cuando menos iban ya 20 mil trabajos formales, cancelados, que dejaron de existir.



Claro, hubo otros daños colaterales, para seguir usando este término militar en nuestro comentario, por ejemplo, reiteradamente se informó que había aumentado la violencia familiar, todo porque muchos hogares, que no la mayoría para que quede claro, no estaban acostumbrados a pasar las 24 horas de los siete días de la semana juntos, juntos literalmente, es decir, viéndose la cara día y noche, sin salir más que a la tienda y no siempre, así que otro daño de esta pandemia fue seguramente la violencia familiar.



Pero ahora quiero reiterar que la perdida de actividades económicas fue sin duda uno de los peores daños o consecuencias del problema sanitario  o de salud que seguimos enfrentando.



Y esto lo he venido comentando conforme lo he visto en las manifestaciones públicas efectuadas en la plaza bicentenario por parte de grupos que se dedican  a una actividad, y que claro, quieren ya entrarle a la chamba para empezar a ganar sus ingresos y reactivar su economía, recuerdo que un primer grupo fue el de los músicos, quienes le agradecieron al gobernador que los dejara realizar su actividad en los cruceros,  pero además le pidieron despensas, para sobrevivir a la crisis causada por la pandemia.



A los músicos le siguieron otros trabajadores, los taxistas, los dueños de gimnasios, las estilistas, las etnias fabricantes y comerciantes de artesanías, ayer los boleros, y también por segunda vez los dueños de autolavados.



De éstos últimos quiero comentar un poco más, ayer hicieron acto de presencia en Palacio de gobierno, dueños de autolavados  para solicitarle al Gobernador del Estado, que permita la apertura de  los negocios que se dedican a lavar automóviles.



Uno de los manifestantes de nombre Daniel Peña, dice que la semana pasada,  entregamos un protocolo de activación de sus negocios y ayer regresaron   porque consideran que su trabajo es benéfico  para la sociedad porque pueden limpiar el transporte publico y privado, ya en los protocolos que presentaron viene el uso de un sanitizante y su nueva forma de  trabajar de  una manera especifica para sanitizar tanto carros familiares, como incluso autobuses también.



Hasta aquí su argumento para pedir al gobierno los considere dentro de los que pueden iniciar labores, pero en la misma manifestación de ayer, una señora de nombre,  Luisa Lara, representante de los auto lavados “Alcance Victoria”, un centro de rehabilitación social, que combina las terapias con la religión, o mejor diríamos que parte de las terapias de rehabilitación tienen qué ver con ejercicios y enseñanzas religiosas, aparte de actividades laborales, como es precisamente el lavado de carros,  ella, la señora Luisa Lara,  declaró que en sus centros de rehabilitación,  cuenta con un padrón de alrededor de 90 lava carros.



Pero aquí va otro efecto colateral, la dama en cuestión, expresa que la situación de  ellos es un poco delicada porque tienen  ingresados  a 90 jóvenes que se están rehabilitando entre varones en general y 30 mujeres.



En alcance Victoria, se busca rehabilitar a personas por prostitución, drogas y alcohol,  y  la situación es que tales  centros de rehabilitación son gratuitos, para los que reciben los servicios, pero para poder sobrevivir, los internos son turnados a los auto lavados,  ahí colaboran todos los que forman parte de estos centros, por turnos, por capacidad, etcétera, etcétera, y siempre tienen un guía espiritual que está al frente de los autolavados.



Aclara la señora LARA, que a ellos no los financia nadie, los autolavados son su fuente de ingreso y al colapsar los autolavados van a  tener que sacar los muchachos a la calle y son 90  personas que no tienen  ingresos, son 90 personas, 70 hombres y 20 mujeres que en la actualidad se están rehabilitando de la prostitución, drogas y alcohol, como ya se dijo antes.



En este momento, la situación está muy difícil,  porque entre otras cosas, deben los dos meses de renta en que no han tenido actividad de lavar carros, el gas de la casa son 3 mil pesos al mes  y obvio, entraron en desesperación, expresa la representante de Alcance Victoria, que en estos momentos ya no se pueden mantener a esas 90 personas por lo que están a punto de decirles que pues les vaya  bien y todos a su casa, aunque muchos de ellos, no tienen casa, finalmente pararán en la calle, o volverán a juntarse con sus viejas y dañinas amistades, lo cual es lamentable.



Y esto es precisamente el meollo del comentario, que finalmente uno de los “efectos secundarios”, como se dice en medicina, cuando se usa un medicamento  que trae otras consecuencias al aplicarse, es que el coronavirus provocará que muchos jóvenes, hombres y mujeres, terminarán sin concluir su periodo de rehabilitación, por cuestiones económicas.



El problema es que de los casi 30 centros de rehabilitación para adictos y alcohólicos, que existen en Tepic, gran parte de ellos, sobrevive por la venta de bolsas para basura, paletas, o de otras actividades que realizan sus internos, para llevar adelante sus terapias.



En fin, así son las guerras, ya lo comenté al inicio, en lograr ganar o derrotar a un enemigo, se tienen que perder elementos propios…esperemos…hasta mañana





Más de interés