Llevan un cadáver a la oficina de la aseguradora que les solicitaba ”una prueba de la muerte”

Sifiso Justice Mholongo falleció tras ser atacado en un bar de su pueblo en KwaZulo, Sudáfrica. El hombre tenía 46 años de edad y era padre de 38 hijos.
Publicado: 22 DE NOVIEMBRE, 2019



La familia le reclamó a la aseguradora el importe de su seguro de vida, unos 2.000 euros aproximadamente, pero la compañía no hacía más que darles largas.

Al final, su viuda y la hermana del hombre se plantaron en las oficinas con su cadáver metido en una bolsa de plástico y prometieron que no se moverían del lugar hasta que les dieran el dinero.

Este es el vídeo en el que se puede ver a las dos mujeres depositar el cuerpo en el mostrador de las oficinas. Al final, los responsables decidieron abonar la deuda.




Más de interés