Puerto Vallarta. Arroyo se tragó un Jetta en Villa de Guadalupe

Fue sacado a pedazos, porque no había otro modo de rescatarlo. Su conductor dijo que vio pareja la calle y nada más sintió como se hundió el auto y se puso a salvo,
Publicado: 07 DE JULIO, 2020



Hecho pedazos sacaron el vehículo que la madrugada e este lunes fue arrastrado por la corriente del arroyo ubicado en el cruce de las calles de 24 de Febrero e Italia, en la colonia Villa de Guadalupe.



Se trataba de un vehículo de la marca Volkswagen, Jetta, en color arena con placas de la Ciudad de México, el cual la noche del lunes intentó cruzar el vado que se encuentra en 24 de Febrero e Italia, debido a que según su conductor, la calle se veía “parejita” y simplemente sintió el “jalón” cuando se metió al  agua.



El auto fue arrastrado aproximadamente 20 metros, desde la calle 24 de Febrero hacia la calle Revolución, por el túnel que hay en ese lugar, quedando atorado en las dalas de la finca 1118.



Elementos del cuerpo de Bomberos acudieron al lugar de los hechos la mañana de este martes, para realizar las maniobras de rescate correspondiente, llegando al lugar el personal de la empresa de grúas Servi Grúa, quien se encargó de llevar a cabo esta tarea.



Desde las 10 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde, terminaron las maniobras de rescate y es que el vehículo había quedado atorado y eso complicaba que lo pudieron rescatar.



Los elementos de bomberos y el personal de grúas sacaron arena, piedras y basura del lugar, sin embargo, ni así pudieron sacar el vehículo que estaba atorado dentro del puente.



El personal de grúas habló con el propietario del vehículo, a quien manifestaron que la única forma de sacar el auto era en pedazos, ya que estaba muy atorado y se les complicaba mucho puesto que incluso se reventó uno de los cables de la grúa, al momento de intentar sacarlo.



Después de varias horas de maniobras de trabajo, el personal de Servi Grúas logró sacar el vehículo, pero para ello le quitó las cuatro puertas y tuvieron que cortarle una parte a la base del toldo, para poder bajarlo de su altura normal y de este modo lograron sacarlo, literalmente en pedazos y ante la mirada de su propietario, quien manifestó tristemente que su seguro se le acaba de vencer hacía 15 días y que incluso, el día miércoles ya lo iba a vender.





Más de interés