Aún huele a sangre y muerte el lugar donde perdió la vida el “H2”

La Fiscalía General del estado, permitió el acceso a diferentes medios de comunicación a la residencia donde recientemente perdieran la vida los delincuentes que se enfrentaron con elementos de la Armada de México



2017-02-14 19:00:00



VIDEO AL FINAL DE LA NOTA

Reporteros.

Tepic Nayarit.- La tarde de hoy martes 14 de febrero, por indicaciones de un alto mando de la Fiscalía General del estado, se permitió el acceso a diferentes medios de comunicación a la residencia donde recientemente perdieron la vida 8 supuestos delincuentes cuando se enfrentaron con elementos de la Armada de México y entre los fallecidos figura el nombre de Juan Francisco Patrón, alias el H2.

Durante el recorrido por el inmueble, las cámaras de NNC.mx y Meridiano.mx pudieron constatar que la residencia contaba con 8 recamaras, todas con sus respectivos baños con regadera y amplios clóset en cada una de ellas.

En la cocina se apreciaban trastes de plástico, así como embaces vacíos de bebidas energizantes y bebidas alcohólicas, frente al comedor y como testigo mudo del sanguinario enfrentamiento, colgaba un cuadro que simboliza la última cena que Jesucristo sostuvo con sus discípulos antes de ser crucificado.

En una de las entradas a la residencia, sobre la cochera, se apreciaban las clásicas marcas del frenado que dejan los neumáticos, el portón en color oscuro estaba destruido y con las huellas de un fuerte impacto, tal vez provocado por la entrada violenta de una de las camionetas militares.

En el mismo patio, cargado sobre su lado derecho, un toldo metálico y en la lona se podían ver varios orificios ocasionados por las balas que la tarde noche del jueves 9 de febrero terminaron con la paz que aparentemente reinada en esta zona de la ciudad.

A escasos centímetros del toldo, se encontraban cuatro cachuchas negras, tres de ellas con la leyenda Sinaloa México y en el centro de la víscera el águila que simboliza el estado libre y soberado del país.

Antes de ingresar a la sala principal de la residencia, se podía ver y oler la sangre que expulsaron los cuerpos de los hombres que tuvieron el valor de enfrentarse con los elementos de las fuerzas armadas y que prefirieron morir antes que entregarse a las fuerzas castrenses.

En la azotea de la residencia, que se localiza en la colonia Ampliación Linda Vista, quedaron las marcas de las balas que lanzó desde lo alto el helicóptero de las fuerzas armadas durante el enfrentamiento.

Llama la atención, que alrededor del inmueble solo se aprecian lotes baldíos, además, las viviendas que se localizan a escasos metros de la residencia donde perdió la vida Juan Francisco Patrón no presentan marcas ocasionadas por las balas.

Es importante mencionar, que la zona aún es reguardada por agentes de la Fiscalía General del estado y los vecinos de lugar se niegan hablar ante las cámaras y muy poco salen de sus hogares.

Fuentes cercanas al caso, revelaron que de acuerdo a las investigaciones de los Marinos, la residencia donde perdieron la vida los supuestos delincuentes, era ocupada por los ahora fallecidos uno o dos días a la semana.